Veinticuatro.

Mientras mi amada e indiferente vida corre tras los años verdes; mientras el pan caliente es reemplazado por un cubo y las quinceañeras muñecas ya no bailan, mientras tanto y llega, mientras esa risa sea tuya soledad y amiga, y ese rumor extraño de que existe ella, que viene a rendirle homenaje a mis largas esperas, que seré premiada por encender una vela por cada pertinencia…
Mientras el cielo me interroga y arroja agua por todo mi cuerpo, el infierno se acerca y enciende una llamarada por todo el pensamiento ¡ay, maestro de mí ya nada queda! Pero mientras sobre mis hombros lleve el peso de las nubes y sepa revelar los misterios de un viejo cuaderno, tal vez yo pueda encontrarla, o tal vez ella me encuentre con sólo una palabra.

© De León Isamar.

Anuncios

2 comentarios en “Veinticuatro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s